Infinito y tú

¿Qué es infinito?

Infinito … … no es grande … … no es enorme … … no es tremendamente gigante… … no es extremadamente e increíblemente gigantesco… es … ¡Interminable!

infinito_2

Infinito no tiene final

Infinito es la idea de que algo no termina.

En nuestro mundo no tenemos nada así… así que nos imaginamos que viajamos más y más, intetando llegar allá, pero no es realmente infinito, sólo es un intento de alcanzarlo.

Así que no lo pienses así… sólo estás esforzando el cerebro para nada. Piensa simplemente en “interminable”. Nunca llegarás, así que no lo intentes.

Ejemplos:

 arrowspin
  • La distancia al “final” de un círculo (¡no hay final!)

 Operaciones con ∞

  •  Repasa las 52 operaciones en que puede intervenir el INFINITO

1111…

  • Una sucesión infinita de cifras “1” seguidos por una cifra “2” NUNCA tendrán un “2”.

Así que cuando veas un número como “0.999…” (es decir un decimal con una sucesión infinita de 9s), no termina nunca la lista de 9s. No puedes decir “¿pero qué pasa si el último es un 8?”, simplemente porque no hay último.

Infinito no aumenta

Infinito no “está creciendo”, ya está completamente formado.

A veces la gente (incluído yo) dice “sigue y sigue” y suena como si estuviera creciendo o algo así. Pero infinito no hace nada, sólo es.

 galaxia

Infinito no es un número real

  • Infinito no es un número real, es una idea. Una idea de algo que no termina.
  • Infinito no se puede medir.
  • Incluso las galaxias lejanas no pueden competir con infinito.

Infinito es sencillo

¡Sí! En realidad es más sencillo que muchas cosas que tienen final. Porque si algo tiene final, tienes que definir dónde está ese final.

Ejemplo: una “línea” tiene longitud infinita, va en las dos direcciones sin final. Si tiene final es un rayo (uno) o un segmento (dos).

Números grandes

Hay números impresionantemente grandes.

Un Gúgol es un 1 seguido de cien ceros (10100) :

10,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,
000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000

Un gúgol ya es más grande que el número de partículas en el universo conocido, pero existe el Gúgolplex. Es un 1 seguido de un gúgol de ceros. Ni siquiera se puede escribir el número, porque no hay suficiente materia en el universo para escribir los ceros:

10,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,… etc (un gúgol de ceros)

Leer más de esta entrada

Gúgol y Google, historia de un niño y un error

gugol

Hoy en día el término “Google” se ha convertido en un nombre tan normal y cotidiano como el de nuestra propia mascota, pero al principio sonaba chocante y enrevesado. Así es cómo a sus creadores se les ocurrió ponerle ese nombre…

En 1996,  Sergey Brin y Larry Page, que se habían conocido un año antes estudiando en la Universidad de Stanford, crearon un motor de búsqueda (inicialmente llamado BackRub) para ser utilizado en los servidores de dicha universidad y el cual estuvo en activo a lo largo de un año.

Fue en 1997 cuando Brin y Page deciden invertir más tiempo en desarrollar un buscador mucho más potente y que pueda obtener resultados de toda la red. Para encontrar el nombre apropiado para el nuevo motor de búsqueda realizan una sesión de “lluvia de ideas” (Brainstorming) donde surge el término Googol (Gúgol en castellano) que no es más ni menos que un uno seguido de cien ceros, expresado matemáticamente:

1 googol = 10100  = 10,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000,­000

Y de Googol solo hubo que dar un paso hacia el popular nombre Google, tal y como lo hemos conocido.

La invención del término googol (gúgol)  se le atribuye a Milton Sirotta en 1938, un niño de nueve años de edad y sobrino del matemático Edward Kasner, quien incluyo el concepto por primera vez en su libro Las matemáticas y la imaginación con idea de explicar la diferencia entre un número muy grande y el infinito.

Leer más de esta entrada